En la vida te encuentras gente de todo tipo, hay un individuo aún muy común en España que es similar al maravilloso personaje de la película de Paco Martínez Soria “Don Erre que Erre”. Cuando la personalidad incluye actitudes humildes, honradas, nobles, “Don erre que erre” es un ser entrañable, pero cuando hay una falta evidente de esas virtudes, el individuo en cuestión se convierte en una persona intratable. Le llamaré “Don erre que erre 2.0”

Las inestabilidad emocional de este personaje tiene un componente peligroso cuando recibe algún tipo de aliciente. Tiende a tener una gran opinión de sí mismo, y cuando se encuentra con el ego subido se convierte en un ser despreciable, cuya arrogancia empaña cualquier sentimiento de simpatía que pueda generar.

Es difícil tratar con este “Don erre que erre 2.0”. Oculta su sentimiento de superioridad bajo una falsa modestia y una aparente educación que bajo presión le convierte en un tirano que  sólo piensa en sí mismo.

La cobardía también está presente en este personaje, que cuando intuye algún tipo de oposición, prefiere huir. Es un ser rencoroso y a veces indecente.

Mi capacidad para relacionarme con todo tipo de personas, se pone a prueba cuando me encuentro a este individuo. Al principio, te provoca ternura, porque está tan fuera de lugar, tan solo, que haces lo posible para encontrar esas virtudes que se veían tan evidentes en la película de Martínez Soria. A medida que pasa el tiempo, “Don erre que erre 2.0” va cogiendo confianza, y amplia su terreno de actuación, para convertirse en un “dementor” a lo Harry Potter, absorbiendo la energía positiva de su alrededor.

No es de extrañar que sea una persona solitaria, aunque se rodea de mucha gente y de historias que ocultan esa situación. Nunca acaba de encajar, y es una de las causas que alimentan su egoísmo.

“Don erre que erre 2.0” no es un monstruo, pero tiene sus virtudes tan enterradas, que al final acaban con la paciencia de cualquier ser humano con interés y capacidad suficiente para intentar acercarse a él.  Es un buen acompañante del ser humano con naturaleza egoista y egocentrista, hablan el mismo lenguaje.

¿Te has encontrado ya a “”Don erre que erre 2.0”? Es él quien te elije, y si consigues conectar, tendrás la suerte de tener un amigo fiel, aunque hay que recordar que no hay que llevarle la contraria cuando está en modo “dementor”.

Para el resto de los mortales, aquellos que “Don erre que erre” no tiene en su círculo de protección, mi recomendación es que os alejéis de este individuo, es tóxico y aunque te provoque ternura, incluso compasión, es altamente recomendable que sea desde la distancia.

 

Posted from Madrid, Community of Madrid, Spain.

Los comentarios están cerrados.

Aplicación ANDROID

Ya puedes descargarte la aplicación de SomosMercenarios en tu teléfono Android. Solo tienes que escanear el Código BIDI

Descarga la aplicación Android del blog
Acceso
Calendario
febrero 2014
L M X J V S D
« Feb   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  
Contador de Visitas
contador de visitas